lunes, 29 de mayo de 2017

De NY y otras adicciones.

La tercera vez en mi lugar en el mundo llegó más pronto de lo previsto. Exactamente, 2 semanas después de volver de New York de mi segunda vez.

Además de dormir la siesta y viajar, soy fanática de Bon Jovi. 

En noviembre, la excusa para conocer el Target en Atlantic Mall, fue ir a buscar la edición limitada del nuevo álbum de la banda, This House Is Not For Sale.

Creer o reventar, saqué del exhibidor el último CD que había. Abrazo de gol conmigo misma.

Fue una señal.
Sabía que detrás de un álbum viene una gira y ya habían empezado a poner fechas para Norteamérica... y podría ir a algún show en alguna ciudad cercana a New York... y podría ir a Washington... o al show en Philadelphia... y después viajar a New York... 

¡Y pusieron 2 fechas en el Madison Square Garden! 

Fue una señal.

Desde la página oficial informaron de la preventa exclusiva, que sería los días 9 y 10 de diciembre. Ese día, feriado en Argentina, me senté frente a la computadora, en la página de ticketmaster, con el código para la preventa, y el resto fue la ¡cuenta regresiva!


Ese fin de semana empecé a buscar pasajes y para el fin de semana siguiente ya los había comprado. Y después buscar alojamiento (lo que trajo aparejado "Mi primer experiencia Airbnb")... y ya estaba volviendo a volver y a volver. ¿Fanática yo? OL-VI-DA-TE.

Volver a New York, volver al MSG, volver a ver a Bon Jovi. Volver a ver a Bon Jovi en mi lugar en el mundo. ¡Me explota la bucket list!

Y, mientras les escribo, estoy esperando que llegue mi entrada al recital de Bon Jovi en Argentina en septiembre. ¡Se me desmaya la bucket list!


Y si ven la pantalla del MSG... el show fue reprogramado. Pero eso, es otra historia.