lunes, 18 de abril de 2016

Yo nunca vi a New York, no sé lo que es París...

Desde que tengo uso de razón, todos los años, a algún lado, he viajado. 
Las vacaciones de verano e invierno, con la familia, eran sagradas y algún fin de semana largo que se escurriera por ahí: con más o menos recursos económicos, mis viejos nos llevaron, a mi hermano, abuela, tíos y a mí, a pasear a varios destinos nacionales y una vez cruzamos a Chile. Hotel, departamento, carpa o casa rodante. O carpa o casa rodante...
A los 12 años pisé unos metros de Brasil y Paraguay (la Triple Frontera) en un viaje con la escuela.
A los 19 años hice mi primer viaje auspiciado por mí. Me asaltaron minutos después de llegar a destino (Terminal de Ómnibus de la Ciudad de Córdoba - Argentina).
A los 29 años hice mi primer vuelo en avión (por trabajo). Aprendí lo que son vientos laterales, de cola, de trompa, de arriba, de abajo y aprendí a rezar en 8 idiomas y 3 dialectos. Del Aeropuerto Jorge Newbery - Aeroparque (Buenos Aires - Argentina) al aeropuerto de Neuquén (Neuquén - Argentina) cuando funcionaba y viceversa. De regreso aprendí lo que son las tormentas con rayos y relámpagos varios y diversos. Y rezos en 3 nuevos idiomas. Y aplaudir cuando el avión toca la pista.
A los 35 años, en Ezeiza, le pusieron el primer sello a mi segundo pasaporte (el primero caducó sin uso). Y me fui a Colombia, México y Venezuela. Y ese fue el principio del fin: Ser princesa y vivir viajando.
Al año siguiente entré por primera vez a Europa por el Prat. Los países catalanes y el Mediterráneo.
A los 37 años me trepé al primer bote gigante: el Celebrity me llevó cuál ballena sirena hacia el fin del mundo.
Los 38 me encontraron del Río Colorado al sur, la puerta de la Patagonia Argentina: Neuquén, General Roca y Viedma. 
Ese año fui a mi primer hostel (Recoleta, Buenos Aires - Argentina). Reincidí un par de veces más en el rubro pero aprendí que ya "estoy vieja para estos trotes".
A los 39 entré por segunda vez a Europa (te conocí Barajas y te dejé Adolfo Suárez) y pisé el Reino Unido y, un rato después, Londres, bitches.
Los 40 me encontraron correteando tortugas gigantes en las Galápagos o dejando mis intestinos en el Parque Nacional El Cajas en Cuenca, Ecuador.
Y los 41 cumplieron mi #1 en la lista de cosas que hacer antes de morir: Güelcam to the Iunait Estaits of America... New York.

Culpo a mis viejos y a mi seño de primer grado que, desde los 6 años, me pusieron a leer y leer. Porque en ese afán de leer de todo y lo que se cruzaba, cayeron en la volteada diccionarios, enciclopedias, manuales, mapas... Y no hubo forma de que mi metro cuadrado no se expandiera hasta el infinito. [Issac Asimov todavía me debe el fin de la eternidad. Y Gene Roddenberry, la teletransportación. Ya llegarán]

"Yo nunca vi a New york 
No sé lo que es París 
Vivo bajo la tierra 
Vivo dentro de mí. 
Yo no tengo un espejo, 
No tengo un souvenir.
La lágrima me habla 
Y está dentro de mí"

martes, 12 de abril de 2016

Quiero ser princesa

El día que me vaya a otro plano quiero que mi lápida diga: 
"Quiso ser princesa y vivir viajando". 
No llegó a princesa pero un poco viajó
No encuentro placer más grande que mirar los sellos en mis pasaportes y viajar mentalmente, una y mil veces, a los lugares por donde he andado.. Y como a esta vida no vinimos para sufrir (si, claro, ponele), más sellos, más recuerdos, más placer.

Hace menos de un mes volví de mi primera vez en mi lugar en el mundo: NUEVA YORK y, después de escribir, con más o menos lujo de detalle, un extenso post en Tripadvisor contando mis aventuras día por día (después les paso el enlace), se me prendió la lamparita de contar en un blog algunos de mis paseos y agregar (cosa que no me permite Tripadvisor) algunas fotos de cada viaje.

Leo a varios blogueros viajeros (de algunos pueden ver sus enlaces más abajo) y me emociono con cada post, con cada recorrido, con cada foto, con cada tip y dije... what if... Bueno, armé este lugar para empezar a contarles...

Soy solo una chica parada frente a un chico de migraciones pidiéndole que le selle el pasaporte.

See you.