jueves, 7 de septiembre de 2017

Parque Nacional do Iguaçu

Y se venía la cereza del pastelito. ¡Vamos a ver el agua!

Salimos del Parque das Aves y, cruzando la ruta, unos metros más allá, la entrada al Parque Cataratas. Ya habíamos quedado con Manuel la hora y el lugar donde nos juntábamos a la salida.


Fuimos derecho al Centro de Visitantes a buscar las entradas. Los tickets se pueden comprar por internet, también hay máquinas a la entrada, cerca de la taquilla (sólo con tarjeta de crédito) o, en la misma taquilla, en pesos, reales, dólares, tarjetas o combinación de todos los medios de pago. Hay precios diferenciales para residentes locales, Mercosur o internacionales, por lo que hay que presentar un documento válido: R$37 / R$50 / R$63, respectivamente. Los niños abonan R$10.

Como corresponde, pasamos por los baños, y ya fuimos a la zona de embarque de los autobuses.

Para recorrer el Parque, un autobús turístico te lleva desde el Centro de Visitantes hasta las distintas paradas del recorrido. Acá pueden ver el mapa, desde la página del Parque:


Si contratan algún tour o safari por la selva, el autobús los deja en la parada correspondiente y pueden tomarlo de ahí mismo para regresar. Durante todo el recorrido hay una audio guía, en portugués e inglés, que va contando datos del parque y anuncia las paradas. 

Nosotras bajamos donde inicia el sendero de las Cataratas, frente al Hotel Cataratas.


Después de ahí, queda una parada más del autobús que es en Puerto Canoas. 

Dependerá de cada uno iniciar en uno u otro lugar: para aquellas personas con movilidad reducida o con cochecitos de bebé, es conveniente que lleguen hasta Puerto Canoas y que bajen por los ascensores, ya que, si bien el sendero no es muy extenso, hay zonas de pendiente y escaleras.


¡Y empezó la magia!


Nada más vivificante que sentir la bruma que ya se te empieza a pegar...


Se ven las pasarelas, che. ¿Para allá vamos?


Imposible no empaparte: si quieren llevar capas de agua, las venden en todas las tiendas en el Centro de Visitantes o paradores. Nosotras no llevamos...


Al final del sendero hay tiendas, sanitarios, y los ascensores para llegar al nivel de la calle. Como entramos al parque cerca del horario de cierre, las tiendas ya estaban cerradas cuando llegamos al final del recorrido: el horario de entrada al parque es de 9 a 17 hs).

No, la estructura no tiene PISO... AHHHH!!!


¡No apto para acrofóbicos!


Nos escurrimos y fuimos a esperar los autobuses que, a esta hora, casi las 18 h, solamente estaban sacando a los empleados y a los visitantes del parque. A abrigarse un poco porque el cuerpo y la ropa mojada van a pasar factura...

Otra visita a los sanitarios y ¡Chau Parque das Cataratas! IM-PO-NEN-TE.

Sólo quedaba una parada técnica antes de pasar por migraciones...


Até a próxima vez, o Brasil!

jueves, 31 de agosto de 2017

Parque das Aves

Sobre la Rodovia das Cataratas, a unos pocos metros del ingreso al Parque Nacional do Iguaçu, se encuentra el Parque das Aves, un centro de recuperación y conservación de aves (hay algunas pocas especies diferentes, como reptiles), muchas de ellas en peligro de extinción.

Manuel estacionó en la puerta, bajó con nosotras y, mientras pagábamos los R$40 que cuesta la entrada por persona, pidió en otra ventanilla unos stickers autoadhesivos para las 4 y los llevamos pegados en la ropa hasta que salimos del parque. 

Otra de las bondades de ir con un transporte oficial. El sticker tiene una referencia para que, en caso de tener algún problema dentro del parque, busquen al guía para ayudarnos.


El parque es muy fácil de recorrer, igualmente, entregan folletos a la entrada y hay carteles y explicaciones en cada sendero o antes de entrar a cada sector.


Demás está decir que es LA atracción si van con niños.

Acá vemos a una niña persiguiendo a un pájaro para la foto.

Aunque es plena mata atlántica, la sombra es ideal para esconderse un poco del calor, así que se disfruta más el paseo, si es que son como yo, #teaminvierno.

Vivero pantanal

Y ahí andan ellos haciendo nada...


Como les dije más arriba, también había reptiles y unos lindos yacarés...

Guarida de los reptiles

Había unos pajaritos de colores aburridos

Vivero de Guacamayos.

Muy monocromático...

Blue, ¿sos vos?

Y no me quiero olvidar del mariposario 


¡Me encantó este detalle! ¿No parece una obra de arte?

Por supuesto, vegetación de lo que pidan y en todos los tamaños y flores de todos los colores y formas.


  • Tanto al inicio/final como en el medio del sendero van a encontrar sanitarios, lugar para un refrigerio o tomarse un agua de coco en su coco mismo y, repartidos por todo el parque, bancas y lugares para sentarse y hacer ocio contemplativo. 
  • Hay wifi en varios sectores (con carteles que lo indican) y, por supuesto, la tienda de souvenires y recuerdos a la salida. Visita obligada.

Esta es la página oficial del parque, para más datos.

Teníamos que seguir paseando, así que, ¡chau pajarillos!

Passe bem!

miércoles, 30 de agosto de 2017

Visita a Itaipu Binacional

Como parte de nuestro viaje a las Cataratas, habíamos pensado en dejar todo un día para visitar el lado brasilero. 

Conseguí el dato de una empresa de taxi que nos podía llevar a Foz do Iguaçu, ir hasta la represa y después llevarnos al Parque das Aves y al Parque Nacional do Iguaçu y de regreso a Argentina. 

Nunca mejor la recomendación. Manuel, de la empresa la Séptima.



Los volvimos a usar para ir y volver del Parque del lado argentino y para que nos llevaran al aeropuerto. 

Por todo el paseo a Brasil, que además incluyó que Manuel presentara los papeles en la aduana, nos fue contando y dando datos de la ciudad en todo momento, nos llevó a almorzar y, de regreso, estuvimos un par de horas en el Duty Free Shop, nos cobró $300 (U$17) por persona. Para tenerlos en cuenta.

Volvamos a Itaipu Binacional.

Es la mayor represa hidroeléctrica del mundo y, tiene el increíble título de no ser una empresa pública ni privada, es el más grande esfuerzo diplomático de cooperación entre 2 naciones vecinas para cambiar el curso de un río (el Paraná) y producir energía. 

Este es un esquema de la represa extraído de la página oficial paraguaya:

Represa https://www.itaipu.gov.py/es/energia/represa

Llegamos a la represa cerca de las 9 de la mañana:


y en el Centro de Recepción de Visitantes sacamos los tickets para hacer la Visita Panorámica. 

Cuesta R$36 por persona y se puede abonar con tarjetas o efectivo. Las visitas panorámicas se realizan todos los días, de 8 a 17hs. y sale un recorrido cada 30 minutos.

Para aquellos que vayan con mochilas o bolsos grandes, disponen de lockers para dejarlos mientras se hace el paseo que dura 2hs.

La visita empieza con un vídeo de 5 minutos que cuenta un poco con qué nos vamos a encontrar, después ya se pasa a la zona de embarque del autobús, pequeño control de bolsos y entregan los auriculares para la audio guía en español o inglés. Hay que dejar un documento con foto que se retira cuando se devuelven los auriculares.


Durante todo el recorrido nos acompañó una guía que hablaba, obviamente, portugués, y un perfecto español así que, lo que no estaba en la audio guía, ella lo explicaba en ambos idiomas.

La Visita Panorámica tiene 3 paradas. En el Mirador Central, 


en el Vertedero,


y en el Puerto de Catamaranes del embalse.


Existen varias actividades que se pueden realizar dentro del Complejo para agregar a la Visita Panorámica o al Circuito Especial. Todas las opciones las pueden ver acá: Turismo Itaipu.

Tanto en el ingreso, como en cada parada del paseo hay sitios de comida, baños, wifi, kioscos de recuerdos y souvenires. ¡Estos no faltan nunca!

Eso sí, si van con el termo y el mate, como unas que yo sé... R$3 el agua caliente (casi U$1). 

Tanta energía la tienen que mover, ¿no?

Pasamos por abajo...


Pasamos por arriba...


Y no, el Vertedero siempre estuvo cerrado porque solamente funciona para liberar exceso del agua del embalse BUUUU PUCHA CHE.

Increíble. Los números asociados a tremenda obra, la cantidad de gente involucrada, los cientos de proyectos que generó y sigue generando. Vale la pena que vayan y se asombren de lo que somos capaces si nos ponemos de acuerdo.

De regreso en el Centro de Visitantes, devolví los auriculares, recuperé el documento, baño y recuerditos.

Manuel ya nos estaba esperando para ir hasta el auto y seguir...

A gente se vê!

martes, 29 de agosto de 2017

Cataratas del Iguazú, el resumen.

Y ya estamos de vuelta, las 4. Viejas y chotas pero nos seguimos queriendo. Parece que los viajes de amigos/as se pueden seguir haciendo.

Voy a dejar este post como block de notas del viaje, con enlaces a las entradas que vaya escribiendo porque Capricornio manda.

Empezando por el final:
NO PUEDEN NO IR A LAS CATARATAS AUNQUE SEA UNA VEZ EN LA VIDA. FIN.
Qué cosa tremenda, gente. 

Les dije en el primer post de la saga (bueeeeeena essaaa), que iba a tratar de sacar una foto que le haga justicia. Y no, no hay forma. 

Así que, como primera aproximación, les dejo esta del día en el Parque Nacional Iguazú, Cataratas del Iguazú, lado argentino:



¡Palmas, palmas! Qué nos vamos a mojarrrr...

Estuvimos 3 días completos y 2 medio días. 

El día de llegada (medio día) fue para hacer check in en el hotel Yverá Cataratas, visitar el Hito Tres Fronteras, almorzar, pasear por la costanera del río Iguazú, cambiar pesos por reales (no hacía falta, ya se los voy adelantando), pasar por un supermercado a comprar agua y algunas pavadas para cenar y terminamos tomando mates en la plaza del pueblo, como todo un vecino, haciendo nada.

Segundo día (completo) fue para el vecino país, Brasil. Visitamos la Represa Binacional Itaipú, comimos en una de las típicas churrascarias, fuimos al Parque das Aves y, but of course, Parque Nacional do Iguaçu y, como quedaba de pasada, Duty Free Shop Puerto Iguazú.



Tercer día (completo) para el Parque Nacional Iguazú. Acá nos dimos un gustito: Bautismo catarateril (?) bajo las aguas del Salto San Martín. No, si yo no gano pa' sustos. Entramos al parque a las 9 y salimos a las 18 hs, y, con el clima que acompañó, pudimos hacer Circuito Superior, Aventura Náutica, Circuito Inferior, almuerzo, Garganta del Diablo. Ya de regreso en Puerto Iguazú, dimos una vuelta por el centro, mirando precios en los locales de souvenires y recuerdos y terminamos con una picada en la Feirinha. Você acha? 

Cuarto día (completo) nos quedamos en Puerto Iguazú. Tomamos el colectivo interurbano con destino a La Aripuca. Íbamos por un rato y nos quedamos casi hasta el cierre. ¿Quién te apura? A la vuelta, pasada por el centro, ahora sí, a comprar lo que faltara de bolucosas: yerba, alfajores y demases, dejamos todo en el hotel y fuimos al Hito a ver el show de luces y música. La cena fue auspiciada por tremendo tormentón que se venía anunciando desde hacía 3 días y llegó pasadas las 21 hs marca ACME (firma YO que vivo en el desierto y con 4 gotas nos ahogamos).


Quinto día (el final). El taxi de La Séptima (buenísimo el servicio, Manuel, groso del mundo mundial) nos pasaba a buscar al mediodía así que hicimos el check out y a esperar con unos mates en el deck, al lado de la pileta que nunca usamos. 

Ruta, aeropuerto y ¿final? 

Nop. 

Aerolíneas Argentinas y su vuelo AR 1731 nos tenían una última sorpresa: ¡el vuelo de reconocimiento sobre las Cataratas! ¡Y fue que todos aplaudimos y saltamos de los asientos!. No bueno, mentira, si estábamos con los cinturones puestos.



¡¡Excelente!! 

Até logo, pessoas! (por fin mi curso de portugués sirve para algo jajaja)

martes, 15 de agosto de 2017

Cataratas del Iguazú: Salud del viajero

Como les contaba en la entrada anterior, ¡nos vamos a las Cataratas!

Tengo diabetes, así que vivir y viajar con una enfermedad crónica exige una gimnasia especial. Pero el destino elegido demanda una vueltita más de rosca: la vacuna contra la fiebre amarilla. CHAN.

No la hice muy complicada: hablé con mi médico, me la recomendó fuertemente y averigüé dónde la colocaban.

Utilísima la página del Ministerio de Salud: Salud del viajero.


Y, dentro de la página, específicamente el área de Sanidad de Frontera, van a encontrar los requerimientos y los lugares donde se aplica GRATUITAMENTE la vacuna, ya que forma parte del calendario de vacunación nacional.

Como aplican restricciones y exenciones, y ya lo dije más arriba, hablen con su médico.

Lo bueno de la página es que también menciona los centros de vacunación en varios distritos del país. Aquí en San Juan, específicamente, los 3 lugares y horarios para colocarse la vacuna son:

    • Hospital Rawson. Av. Rawson Sur 494. Horario: martes y jueves de 8 a 11hs.
    • Hospital Marcial Quiroga. Av. Libertador Gral. San Martin 5401, Rivadavia. Horario: martes y viernes de 8 a 11hs.
    • Vacunatorio provincial. Horario: lunes y miércoles de 7.30 a 10hs.

    El agente de salud emite y entrega un carnet de vacunación especial, donde están nuestros datos y los datos de la vacuna utilizada, nombre y lote.


    Este carnet debe acompañar a la documentación de viaje, por si es requerido por las autoridades. 

    Aunque Brasil y Paraguay NO EXIGEN la colocación de la vacuna como condición para ingresar a su territorio, es conveniente colocársela como profilaxis, ya que es área de riesgo de transmisión de la enfermedad. 

    Existen otros países y regiones donde sí es obligatorio colocarse la vacuna. AQUÍ hay una lista larga de países que tienen prevalencia de la enfermedad y que requieren la vacuna. O que se la requieren a miembros de países con riesgo. 

    Una vez puesta la vacuna, el resto de las recomendaciones son las mismas para todos: 
    • Usar repelente de manera contínua.
    • En lo posible, ropa con magas largas y de colores claros.
    • Mosquiteros en las ventanas (se puede reforzar con repelentes en pastillas o el clásico espiral).


    Y casi que ya estamos...

    lunes, 14 de agosto de 2017

    Cataratas del Iguazú, 30 años después

    Y por fin se pudo.

    Allá lejos, en el primer post, les contaba que a los 12 años, en un viaje escolar, pisé Brasil y Paraguay, mientras conocía las Cataratas del Iguazú (entre otros lugares del noroeste argentino que, ni por casualidad, recuerdo).

    Ya era hora de volver, ¿no? Imaginate que en esos tiempos inmemoriales, no era una de las 7 Maravillas Naturales del Mundo y las pasarelas eran muchas menos y ¡de madera!

    Las Cataratas de nuevo y, de nuevo, viaje con amigas. 

    Hace mucho tiempo que no lográbamos coincidir. Nos pasó la vida y las obligaciones familiares y laborales y, haciendo una mezcla entre Kamasutra y Tetris de agendas, ¡coincidimos!
    4 de 5 nos vamos. Bastante decente la convocatoria.
    Compré los pasajes para todas hace unos meses, aprovechando una promo de Amex con Aerolíneas Argentinas. 

    Encontramos en Booking un hotel discreto, para el bolso de la dama y la billetera del caballero.

    Algunas semanas atrás, 3 de 4 nos vacunamos contra la fiebre amarilla y, mañana, otras 3 de 4 vamos hasta Mendoza a buscar a 4 de 4 y veremos si no estamos muy viejas o muy chotas para aguantarnos ¡JA!

    Le robé esta foto a Welcome Argentina y trataré de conseguir alguna imagen propia que le haga justicia a tremenda belleza.

    Créditos Welcome Argentina

    Porque hace 30 años debo haber viajado con una sexagenaria cámara Kodak con un rollo de 12 fotos que vaya uno a saber si fueron reveladas. No me acuerdo.

    ¡Que la tierra colorada nos de la bienvenida!

    martes, 6 de junio de 2017

    Bon Jovi: mi primer recital en el exterior

    Como les contaba en otra entrada, mi "excusa" para volver a Nueva York fue ir a ver a Bon Jovi en uno de sus recitales de la gira THIS HOUSE IS NOT FOR SALE en el Madison Square Garden.

    Compré la entrada en la página oficial autorizada para la venta, ticketmaster, casi 4 meses antes del show. 

    Empezó la previa y la adrenalina del viaje y organizar y armar y qué otras ciudades podía visitar y qué comer y qué otras atracciones, nuevas o usadas, podía conocer y el día anterior al recital, por cuestiones de salud, se me resfrió el Bonjo, reprogramaron el show.



    La fecha reprogramada era EL MISMO DÍA DE MI REGRESO A ARGENTINA. Si querés llorar, llorá. Si querés gritar, gritá.

    Foto extraída de la página oficial - http://www.tourphotographer.com/

    Ese jueves amorticé la compra del chip de T-mobile con más de 45 minutos de llamadas a LATAM para averiguar si podía cambiar mi pasaje para el día siguiente del show.
    Gracias miles a Juli, NY Again, que me pasó el número de LATAM en EEUU.
    Después de 1 hora, 2 tarjetas de crédito y USD 450 dólares de multa, ya había cambiado el pasaje.

    Me contacté con mi host de Airbnb y el departamento estaba ya reservado para los días siguientes, así que ¡a buscar otra cosa! A través de Booking conseguí una cama en un hostel.

    Inhale, exhale.

    No era necesario cambiar la entrada: con el mismo ticket que llevé impreso desde mi casa, podía ingresar.

    Una hora antes del show (como sugería el ticket) llegué al Madison. Pasé los controles de seguridad. La entrada fue muy rápida y ágil: hay acomodadores por todos lados que te van guiando hasta llegar a tu mismísimo asiento.

    Esta vez, con la experiencia de haber asistido el año pasado a un partido de la NBA, fui primero a uno de los bares cerca de mi zona, saqué el DNI, la tarjeta de crédito y compré una cerveza. USD 12, vasote en mano ¡a delirar!


    El MSG ofrece wifi libre pero Bon Jovi viaja con su propio wifi y, desde la app de la banda, entre otras cosas, se puede jugar con las fotos, ponerles marcos y datos del show y ya salir del estadio con tu propio merchandising personalizado. ¿Qué tul?


    Es tu banda preferida en tu lugar en el mundo.


    Así como lloré en 2013 cuando abrieron el recital en Vélez (otro reprogramado... hmmm... me suena), cuando escuchamos ese: Sorry, I'm late, ¡fue magia!


    Son 30 años de acompañarme.


    Nos vemos en septiembre, Vélez otra vez.


    Y, para musicalizar la jornada, la primera canción que escuché, allá lejos y hace tiempo, en una radio que tenía un pedazo de cable atado a la ventana como antena, y que me hizo amarlos para siempre: 



    First you need
    That's what you get for falling in love
    Then you bleed
    You get a little but it's never enough
    And then you're on your knees
    That's what you get for falling in love
    Now this boy's addicted 'cause your kiss is the drug