sábado, 14 de octubre de 2017

Cuando el lado B es mi lado A

El año pasado leí este post de Mr. Filangie para El mundo de Floxie y, unos meses después, estaba reservando por primera vez en Airbnb un studio en el medio de ¿dónde?


Por 2 semanas de abril, viví en el subsuelo de una típica casa de Bushwick, Brooklyn, NY.


Con la mamá de Tameisha como host y con un Deli en cada esquina.


Sí, sí, señores. En cada esquina.


Caminando 10 - 15 minutos hacia el norte, tenía la estación Myrtle Wycoff Avs de la línea L.

Acá usamos vías elevadas para los trenes, ¿vio?

Caminando 10 - 15 minutos hacia el sur tenía las estaciones Gates Av y Halsey St del tren J. Mi más mejor amigo durante esas 2 semanas.


Dije vías elevadas, ¿no?

Así se ve la avenida Broadway, pero de Brooklyn

En esta zona de Bushwick tampoco faltaba el arte callejero en las paredes.


Mezclado con el día a día de un barrio de trabajadores.


Y uno de esos días me fui a pasear al Bushwick hipster. Al que estaba más al oeste de mi casa temporal. 

Busqué recorridos por internet, sin necesidad de un guía (aunque también existe la opción). Sólo googleen Arte Callejero Brooklyn y aparecen.

Hice combinación de un par de ellos y, donde veía algo que me llamara la atención, doblaba y cambiaba el rumbo.

Si vienen desde Manhattan el recorrido puede empezar en la estación Jefferson del metro L en Starr y Wyckoff.

Esta es la zona del Bushwick Collective (y van a encontrar la mayoría de los grafitti firmados por ellos): es la zona rodeada por las calles Troutman / Cypress / Flushing / Irving.


Y por donde quieran dar una vuelta, en las calles alrededor, seguro van a encontrar una pared, una puerta, un poste, un autobús intervenido.



La zona no es para nada elegante. Es una zona industrial / fabril, así que si quieren darse un banquete de fotos de camiones Mack, ¡también van a poder! 

Y presten atención al suelo... porque las veredas no son tan prolijas como en gran parte de Manhattan.


Si quieren ir a comer pizza a Roberta's, está en Moore y Bogart... cerca del final de este recorrido tentativo, en la estación Morgan Av.


Yo volví al inicio del paseo porque ahí está Artichoke Basille's Pizza en Troutman y Wyckoff.



El lugar es muy pintoresco y la pizza de alcauciles ¡buenísima!


Y por la misma Wyckoff regresé a la zona del studio. 



Fue desapareciendo el entorno hipster y el barrio volvió a ser afroamericano, puertorriqueño, boricua, mexicano... todas las banderas, todas las gastronomías.

Acá se habla español.


Era un día lluvioso y de spring break (?)


Fueron 2 buenas semanas. 

Me creí que era uno más. 

Aunque todos los días, cuando cruzaba el East River en el tren J, fuera una de las pocas personas que miraba el Empire State por la ventana...

domingo, 8 de octubre de 2017

Cómo sumar millas reservando hoteles

Desde ya les digo: no soy heavy user de programas de millas o de ahorro en alojamientos o en compras de pasajes. 

Hago lo que haría un tímido viajero con limitados recursos económicos y que va escuchando / leyendo / aprendiendo de lo que hacen los gurúes del saber viajar.

Estoy asociada a los programas: Aerolíneas Plus.


Latam Pass para sumar / canjear millas en vuelos con estas aerolíneas y sus alianzas, que sería lo básico para los que vivimos en estas geografías.


Además, como les comenté en algunos post, acumulo puntos Superclub, gracias a una cuenta en el banco Santander y he canjeado esos puntos en varias oportunidades por entradas a atracciones, paseos y visitas guiadas. Con la cantidad suficiente, se pueden canjear por pasajes o reservas de alojamientos o, usarlos para pagar un parcial de esos gastos y obtener un ahorro.

A la hora de reservar un alojamiento uso varios de los buscadores en internet más o menos conocidos (Airbnb, Booking, Kayak, Hotels) o directamente en las páginas de los hoteles: estoy suscripta al programa Hilton Honors (por recomendación de Juli, de NY Again) y al programa de fidelidad de Accor Hotels. Al primero sólo lo usé una vez y el segundo está en compás de espera. 

Un día, escuchando a Charly de Vamos de Viaje y a Julio en su columna millera en RadioQV, (soy heavy user de referencias y reconocimiento a quien corresponda) descubrí que podía ser menos tímida y sumar kilómetros con Latam Pass no solamente volando...

Voy a ir haciendo algunas impresiones de pantalla de las páginas de LATAM y BOOKING.

Si entran en la página, dentro de la pestaña Latam Pass van a encontrar el punto: Cómo acumular KMS LATAM PASS


Aquí aparecen varias opciones para acumular pero, dentro de la pestaña "En tus Viajes" o en "Comercios Asociados", está la promoción con Booking:


Y ahora, siguiendo ese enlace, entramos a la web de Booking by Latam Pass. Ya no es Booking, sino Booking en alianza con Latam Pass.


Podemos ver cuál es la promoción, en este caso 12kms cada USD1 y la vigencia de la misma. 

La búsqueda se hace de la misma manera que en Booking, solamente que al momento de reservar, hay que incorporar el número de socio Latam Pass. 
Los kilómetros que se acumulan se van a ver reflejados dentro de los 25 días hábiles después del check out.
He aquí el dilema: si ustedes tienen una cuenta en Booking y participan del programa Genius para viajeros frecuentes, el descuento en la reserva que ofrece Genius no se computa si usan Booking by Latam Pass


Es decir, si revisan los precios de la misma propiedad desde los 2 sitios web, Booking y Booking by Latam Pass, es probable que los precios sean diferentes. 

Además, si están acumulando reservas para poder acceder a Genius, no se computan las reservas realizadas mediante Booking by Latam Pass.

Acá será cuestión de decidir qué programa quieren usar: el 10% de ahorro adicional con Genius o sumar millas. 

Y sí, amiguitos, todo no se puede.

Hice 2 reservas utilizando este sistema: un hotel en las Cataratas en agosto:


 y un B&B en septiembre en Buenos Aires. 


Los kilómetros (o una parte de ellos porque mi calculadora es distinta a la de Latam) por la reserva del hotel de Cataratas ya se acreditaron:


Agarro la calculadora otra vez.

Arriba de un avión solamente conozco Economy, super Economy, mega Economy, colgada del ala Economy: si el tramo Santiago de Chile - Nueva York me sumó 4116 km, este alojamiento me dejó llegando al mar caribe... 
¡Vaaamooo neneeee!
Sí, ya sé, ni en Narnia ni en Pandora se computan los kilómetros así. 

Todo suma o todo resta o todo... como sea, ¡¡¡viajen que hace bien!!!

viernes, 6 de octubre de 2017

Despegar y Superclub siguen colaborando.

Ya les había contado hace un tiempo de mi primer canje de puntos superclub por algo que no sea una olla... 

Como me fue bien esa primera vez, decidí intentarlo nuevamente y, en marzo de 2017, canjeé puntos por una Excursión de 1 día a Boston, dentro de mi viaje a New York. 

En este enlace pueden ver las excursiones que ofrece Despegar para la ciudad de Boston y alrededores.

Igual que en el canje anterior, desde el homebanking de Santander, accedí a la pestaña de Superclub y, desde ahí al enlace a Despegar y busqué algún tour por el día desde New York. 

Encontré uno que podía pagar con mis puntos, miré las condiciones y características y ¡canje!

Parece que iba a estar fresquito en Boston...

Unos minutos después me llegaron mails de despegar confirmando la reserva e indicando cuál era la empresa que prestaba el servicio y el lugar y horario de recogida.


Me contacté con ellos, confirmé los detalles (imprimí todos los archivos) y a esperar... poco menos de 1 mes después ¡¡¡anduve paseando 2 días por la señorial Boston!!! 
- Pará. pará, pará... ¿no dijiste excursión de 1 día?
- Fueron 2 días y eso se los cuento después...

Todo fue fresco y bajo la nieve. ¡Y por cero pesos!


Y resultó que en septiembre viajé a Buenos Aires a turistear y tenía puntos Superclub (juntados después del viaje a Estados Unidos) y ¡canje!

En Despegar hay oferta de atracciones para muchas ciudades y Buenos Aires es una de ellas.

Mismo procedimiento y convertí mis puntos en una Excursión por el Delta del Tigre y el Río de la Plata, saliendo desde Puerto Madero.


Llegó el mail de Despegar confirmando la reserva y me contacté con la empresa que ofrecía el servicio, ya que no estaba indicado el lugar de recogida. 


Contacto fluido mediante, ¡fui a conocer el Tigre y navegar por el Delta!


El día estuvo tremendamente soleado y agradable para pasear.

En otro post les contaré también de este paseo pero, desde ya les digo que todos los canjes fueron extremadamente exitosos. ¡Puntos bien aprovechados!

Se suman millas, se canjean millas, se suman puntos, se canjean puntos y así, ¡se viaja!

jueves, 7 de septiembre de 2017

Parque Nacional do Iguaçu

Y se venía la cereza del pastelito. ¡Vamos a ver el agua!

Salimos del Parque das Aves y, cruzando la ruta, unos metros más allá, la entrada al Parque Cataratas. Ya habíamos quedado con Manuel la hora y el lugar donde nos juntábamos a la salida.


Fuimos derecho al Centro de Visitantes a buscar las entradas. Los tickets se pueden comprar por internet, también hay máquinas a la entrada, cerca de la taquilla (sólo con tarjeta de crédito) o, en la misma taquilla, en pesos, reales, dólares, tarjetas o combinación de todos los medios de pago. Hay precios diferenciales para residentes locales, Mercosur o internacionales, por lo que hay que presentar un documento válido: R$37 / R$50 / R$63, respectivamente. Los niños abonan R$10.

Como corresponde, pasamos por los baños, y ya fuimos a la zona de embarque de los autobuses.

Para recorrer el Parque, un autobús turístico te lleva desde el Centro de Visitantes hasta las distintas paradas del recorrido. Acá pueden ver el mapa, desde la página del Parque:


Si contratan algún tour o safari por la selva, el autobús los deja en la parada correspondiente y pueden tomarlo de ahí mismo para regresar. Durante todo el recorrido hay una audio guía, en portugués e inglés, que va contando datos del parque y anuncia las paradas. 

Nosotras bajamos donde inicia el sendero de las Cataratas, frente al Hotel Cataratas.


Después de ahí, queda una parada más del autobús que es en Puerto Canoas. 

Dependerá de cada uno iniciar en uno u otro lugar: para aquellas personas con movilidad reducida o con cochecitos de bebé, es conveniente que lleguen hasta Puerto Canoas y que bajen por los ascensores, ya que, si bien el sendero no es muy extenso, hay zonas de pendiente y escaleras.


¡Y empezó la magia!


Nada más vivificante que sentir la bruma que ya se te empieza a pegar...


Se ven las pasarelas, che. ¿Para allá vamos?


Imposible no empaparte: si quieren llevar capas de agua, las venden en todas las tiendas en el Centro de Visitantes o paradores. Nosotras no llevamos...


Al final del sendero hay tiendas, sanitarios, y los ascensores para llegar al nivel de la calle. Como entramos al parque cerca del horario de cierre, las tiendas ya estaban cerradas cuando llegamos al final del recorrido: el horario de entrada al parque es de 9 a 17 hs).

No, la estructura no tiene PISO... AHHHH!!!


¡No apto para acrofóbicos!


Nos escurrimos y fuimos a esperar los autobuses que, a esta hora, casi las 18 h, solamente estaban sacando a los empleados y a los visitantes del parque. A abrigarse un poco porque el cuerpo y la ropa mojada van a pasar factura...

Otra visita a los sanitarios y ¡Chau Parque das Cataratas! IM-PO-NEN-TE.

Sólo quedaba una parada técnica antes de pasar por migraciones...


Até a próxima vez, o Brasil!

jueves, 31 de agosto de 2017

Parque das Aves

Sobre la Rodovia das Cataratas, a unos pocos metros del ingreso al Parque Nacional do Iguaçu, se encuentra el Parque das Aves, un centro de recuperación y conservación de aves (hay algunas pocas especies diferentes, como reptiles), muchas de ellas en peligro de extinción.

Manuel estacionó en la puerta, bajó con nosotras y, mientras pagábamos los R$40 que cuesta la entrada por persona, pidió en otra ventanilla unos stickers autoadhesivos para las 4 y los llevamos pegados en la ropa hasta que salimos del parque. 

Otra de las bondades de ir con un transporte oficial. El sticker tiene una referencia para que, en caso de tener algún problema dentro del parque, busquen al guía para ayudarnos.


El parque es muy fácil de recorrer, igualmente, entregan folletos a la entrada y hay carteles y explicaciones en cada sendero o antes de entrar a cada sector.


Demás está decir que es LA atracción si van con niños.

Acá vemos a una niña persiguiendo a un pájaro para la foto.

Aunque es plena mata atlántica, la sombra es ideal para esconderse un poco del calor, así que se disfruta más el paseo, si es que son como yo, #teaminvierno.

Vivero pantanal

Y ahí andan ellos haciendo nada...


Como les dije más arriba, también había reptiles y unos lindos yacarés...

Guarida de los reptiles

Había unos pajaritos de colores aburridos

Vivero de Guacamayos.

Muy monocromático...

Blue, ¿sos vos?

Y no me quiero olvidar del mariposario 


¡Me encantó este detalle! ¿No parece una obra de arte?

Por supuesto, vegetación de lo que pidan y en todos los tamaños y flores de todos los colores y formas.


  • Tanto al inicio/final como en el medio del sendero van a encontrar sanitarios, lugar para un refrigerio o tomarse un agua de coco en su coco mismo y, repartidos por todo el parque, bancas y lugares para sentarse y hacer ocio contemplativo. 
  • Hay wifi en varios sectores (con carteles que lo indican) y, por supuesto, la tienda de souvenires y recuerdos a la salida. Visita obligada.

Esta es la página oficial del parque, para más datos.

Teníamos que seguir paseando, así que, ¡chau pajarillos!

Passe bem!